Skip to main content

Suscríbete a nuestro newsletter.

search
Nota de Opinión

Ho visto Leo Messi

By marzo 16, 2022No Comments

La emoción del taxista saliendo del estadio Olímpico de Roma conmovía. “Ho visto Maradona”, proclamaba a todo volumen. En un partido benéfico, con 57 años y muchos más kilos, Diego había dejado señales de su magia con toques sutiles, amagues, pelotas de gol y hasta una discusión de las suyas. Las quince mil personas en las tribunas habían ido por él, aunque estuvieran también Totti y Ronaldinho. Se notaba en las ovaciones y en las reacciones con cada aparición del 10.

Después de su suspensión en Italia, millones lo disfrutaron en Sevilla, Newell´s y Boca, aunque vieran chispazos de su categoría. Y asombró al planeta en sus tres partidos del Mundial 94. El “Ho visto Maradona”, que todavía retumba en Nápoles, fue recorriendo varias generaciones y países.

El día que al estadio de Independiente le pusieron el nombre de Ricardo Bochini, el histórico 10 de los Rojos, a sus 67 años, hizo un gol de emboquillada memorable con un toquecito de su sello. La gente deliraba y le cantó al técnico Julio César Falcioni “Ponelo al Bocha” para que lo incluyera en el equipo titular donde no había quien hiciera algo parecido.

Bochini jugó hasta los 37, reacomodando su ubicación en la cancha con el declive físico que ya no le permitía avanzar como antes gambeteando a quien se le pusiera en el camino, pero sus pases seguían siendo incomparables. Son historias repetidas con varios cracks en el mundo, que marcaron a quienes los vieron en cualquier momento de su carrera. Como cuando Pelé en el Cosmos llenaba todos los estadios aunque participara muy poco.

Lionel Messi pasa un momento de su brillante carrera similar al que vivieron las grandes figuras. Si bien es el actual dueño del Balón de Oro y el último goleador de la Liga, su actualidad en el PSG generó todo tipo de comentarios, que requieren parar el balón para intentar entender el presente.

A sus 34, esta temporada está dando dos ventajas físicas determinantes. El futuro incierto sorpresivamente tras la Copa América afectó su preparación y el Covid en enero produjo un retroceso. En ese marco, cada semana el PSG tiene nuevos televidentes que padecen los aburridos 90’ de sus presentaciones, casi siempre superados en juego por sus rivales franceses limitados, para ver un par de luces de Leo.

Eduardo Galeano decía que era un mendigo de buen fútbol, con lo que muchos se identifican. Leo ha dado casi siempre limosnas muy generosas, incluso en el primer tiempo de la debacle en Madrid.

La dimensión de esa limosna irá variando en positivo con la mejor preparación y en negativo con el paso del tiempo. La motivación del Mundial lo fortalecerá junto a las enormes expectativas que genera la Selección Argentina, cuya categoría hoy está por debajo de otros cinco equipos nacionales.

Mientras tanto toca disfrutar sus jugadas únicas, sin pretender que él solo gane partidos y torneos. Aunque también podrá hacerlo. Y aparece la imagen mundialista de Roger Milla con más de cuatro décadas. En lo que queda del siglo, los nietos escucharán a sus abuelos emocionados diciendo “Ho visto Leo Messi”.

Close Menu