Skip to main content

Suscríbete a nuestro newsletter.

search
Sin categoría

Blog viajero: Celebrando en territorio ajeno

By julio 10, 2014No Comments

 

Por Nico Cantor.

Esto por ahora, ha sido peor que el Maracanazo. Alemania le entregó a Brasil su peor derrota de la historia, y su eterno rival, Argentina, está en la final. Es el comienzo de una terrible pesadilla que para los brasileños puede terminar en la selección albiceleste alzando la copa mundial.

La mañana antes de la segunda semifinal, la prensa escrita brasileña le dio un hachazo en la yugular a su Seleção. La tapa del diário O Popular tenía una foto de una Brazuca desinflada con el título «Pinchazo histórico.» O Tempo protagonizó que «La vejación es poco.» Y el Estadio de Minas, la publicación de la región donde ocurrió la goleada por seis, describió el acontecimiento como » La vergüenza más grande del fútbol brasileño.»

Entonces se preguntaba si los brasileños darían la cara en la Arena Corinthians de São Paulo cuando Argentina jugó contra Holanda, y la dieron. Pocos se pusieron la amarilla, y algunos la naraja. Obviamente, hinchaban en contra de Argentina. Hasta hubo un hincha que trajo un letrero que decía, «Argentina va jugar el sábado contra Brasil en la final.» Si caían en la batalla, Argentina tenía que caer junto a ellos.

Viene ocurriendo desde el 2006 que Argentina y Brasil pierden el la misma ronda. Cuando Argentina perdió por penales contra Alemania en Berlin, Thierry Henry le metió el uno a cero definitvo a Brasil en Frankfurt. Y en el 2010 cuando Brasil perdió contra Holanda en Puerto Elizabeth, Argentina fue humillado por Alemania en Ciudad del Cabo. No ocurre desde el Mundial Italia 1990 que Argentina fue más lejos que Brasil. Claro, ambos se cruzaron en octavos donde Claudio Caniggia le dio la victoria a Argentina por la mínima con un gran pase de Maradona después de haber dejado a varios en su camino.

Esta rivalidad crece con cada minuto que rueda el esférico y a pesar de los siete goles que encajaron los brasileños, las caras solemnes que pusieron saliendo del estadio después de ver a Argentina llegar a la final pronostica que se pondrán la camiseta de Alemania este domingo en el Maracaná.

El sufrimiento de unos es el gozo de otros. El re-contra gozo de otros. Los argentinos están de fiesta en la casa de los organizadores del mundial mientras que los brasileños viajan a Brasilia para disputar un indeseado partido. Pero para el partido 64, Brasil será un país de 199 millones de alemanes.

Close Menu