Skip to main content

Suscríbete a nuestro newsletter.

search
La Liga

Jan Oblak extendió su vínculo hasta 2028

Junto al esloveno, renovonó Thomas Lemar, blindando mucho más al equipo de Simeone

By julio 20, 2022octubre 12th, 2022No Comments
Oblak para rato

Jan Oblak, portero del Atlético de Madrid, extendió la pasada temporada su contrato con el club rojiblanco por cinco años más, de 2023 a 2028, según confirmaron fuentes del club mientras que Thomas Lemar, cuyo vínculo también concluía dentro de un año, lo prorrogó este verano hasta 2027.

Piezas fundamentales en el esquema del entrenador argentino Diego Simeone durante los últimos años, también en el último título de LaLiga Santander conseguido en 2021-22, ambos terminaban su relación con la entidad madrileña al final de la próxima campaña, pero, según aseguraron fuentes del club, los dos han ampliado la duración de su contrato. En el caso del guardameta esloveno fue durante la pasada temporada.

Oblak ya amplió su contrato en 2019 hasta 2023 y ahora, a sus 29 años, lo hace de 2023 a 2028; cinco cursos más como uno de los porteros de leyenda del Atlético de Madrid, con el que ha jugado ya 352 partidos, con 269 goles en contra, 175 encuentros imbatido y cuatro títulos a las órdenes de Diego Simeone: una Liga (2020-21), una Supercopa de España (2014), una Supercopa de Europa (2018) y una Liga Europa (2017-18).

Ya acumula ocho años en la portería del conjunto rojiblanco, desde su fichaje en el verano de 2014 por 18 millones de euros procedente del Benfica, aunque no fue hasta marzo del siguiente año, en el partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Bayer Leverkusen en el desaparecido Vicente Calderón, con la lesión de Miguel Ángel Moyá, cuando asumió una titularidad indiscutible y un protagonismo incontestable en la portería del Atlético.

Hasta entonces, Oblak había sido el suplente de Moyá, con apenas una aparición en la derrota por 3-2 de la Liga de Campeones ante el Olympiacos, su debut con el Atlético el 17 de septiembre de 2014, y con seis encuentros de la Copa del Rey. Había jugado solo siete de los 42 duelos del equipo en ese tramo inicial, hasta que tomó la titularidad de forma imponente.

Desde entonces, es un hombre vital (también segundo capitán en la actualidad) para Diego Simeone y su undécimo proyecto, pero también para el futuro del club madrileño, teniendo en cuenta que, en el caso de no haber extendido la duración de su contrato con el Atlético, habría sido libre de negociar con cualquier club a partir del próximo 1 de enero. El movimiento de la entidad rojiblanca durante el pasado curso agranda su continuidad.

En la misma situación estaba Thomas Lemar, cuya contrato se extiende ahora de 2023 hasta 2027. Después de la oferta del Atlético la pasada campaña, no aceptada por el futbolista, y de la contra-propuesta de sus agentes, prolonga su vínculo durante cuatro años más, según explicaron a EFE fuentes del club.

Fichado en el verano de 2018 por el Atlético de Madrid (pagó unos 70 millones de euros por el 70 por ciento de sus derechos al Mónaco) y con una irrupción inmediata en el equipo, en la Supercopa de Europa que ganó el equipo rojiblanco al Real Madrid en la prórroga en Tallín (2-4), Lemar se ha movido con altibajos en los cuatro cursos que ha jugado ya con Simeone.

En su primera campaña marcó tres goles en 43 partidos, por debajo de las expectativas, pero aún más dudas despertó su siguiente ejercicio, 2019-20, cuando perdió la titularidad, no anotó ni un solo gol y no dio ni una sola asistencia en los 29 encuentros que jugó, con su futuro entonces en el aire, más fuera que dentro del club. Se sostuvo en él porque no encontró el conjunto rojiblanco destino. Ni en el mercado de invierno, cuando la idea era darle salida para fichar a Edinson Cavani, ni en el siguiente de verano, cuando se relanzó en el equipo.

Simeone insistió en él. Quizá, la persistencia del entrenador argentino en un futbolista que considera diferente por su talento es el motivo principal por el que el internacional francés ha alcanzado el nivel que tiene ahora, más cercano al que se esperaba de él cuando fue reclutado desde el Monaco.

Lemar resurgió en 2020-21, aunque con estadísticas aún reducidas (dos goles nada más en toda esa campaña), pero con una presencia trascendente en el triángulo que formó el técnico argentino en el 5-3-2 con el que se proclamó campeón de LaLiga Santander, tras permanecer líder en casi todo el recorrido que trazó hacia su undécimo título de la competición.

Más irregular fue su última temporada, como todo el equipo, pero con un protagonismo clave en algunos encuentros (cuatro goles y cinco asistencias), a pesar de las lesiones que rebajaron su comienzo imponente en el Atlético, con el que extiende su contrato hasta 2027, ya con 142 partidos, nueve goles y 16 asistencias con la camiseta rojiblanca.

Fuente: Agencias
Close Menu